¿¿Le apetece venir a disfrutar de la naturaleza y respirar aire fresco??
Sigueruelo, un pequeño pueblo de montaña, de tan sólo 27 habitantes, emplazado en un lugar privilegiado donde el inicio de la sierra es el fin del pueblo y donde sólo es posible oír el silencio, sentir la tranquilidad y el descanso.
El sonido del claxon de la furgoneta trayendo el pan cada mañana, el ganado bajando al pilón a beber agua, las chimeneas humeando para combatir el frio, el olor a madera quemada, los buitres sobrevolando el pueblo, el ondear de las ramas de los árboles por el viento…momentos y experiencias vividas que te harán sentir como el tiempo parece haberse detenido.